martes, 1 de agosto de 2017

Estoy jugando a: Sim City Buid-it (Android)

Los videojuegos en el móvil hace tiempo que dejaron de ser juegos simplones como el Snake de los Nokia, el equivalente a lo que en su momento fue el Pong en los primeros ordenadores personales, o el siempre socorrido buscaminas en el Windows. Poco a poco, conforme los terminales se han ido haciendo más potentes los videojuegos de Android han crecido en características de forma exponencial. Ahora, muchos no tienen nada que envidiar a videojuegos que hace no mucho jugábamos en el ordenador.

Lo que parece lastrar un poco estos videojuegos es la manía que tienen las casas a ponerlos de pago, sin que se note. No tengo nada en contra de los videojuegos de pago, durante mi vida me he comprado unos cuando, algunos incluso cuando ya me los sabía de memoria de cabo a rabo, pero es que lo que me molesta es que los publiciten como gratuitos, pero que luego siempre falte algo. Por ejemplo, típico juego de fantasía medieval que al acabar toda la primera fase, si tienes suerte te cae un medallón, pero que para acceder al siguiente nivel necesitas cien medallones. Anda. Y eso sin contar que la primera vez que te acabas el nivel has gastado la mitad de tus escasas pociones de vida. A eso me refiero, ocultan que quieren que pagues. Ni siquiera es una demo, es un juego con trampa. Y por ahí no paso.


Por eso, es por lo que me encanta encontrarme con alguna sorpresa de vez en cuando como el Sim City Buid-it, de Electronic Arts, un perro viejo en el mundo de los videojuegos, que parece que ha tenido a alguien con sentido común (y porqué no decirlo, visión de negocio) para hacer un videjuego gratuito donde puedes tenerlo todo sin necesidad de pagar. Por lo menos a los que el juego en sí nos da igual, no es más que un entretenimiento para los ratos muertos, como podría ser otro cualquiera. En cambio, si resulta que te aficionas mucho o por lo que sea es el juego de tu vida, puedes pagar y irás más rápido y tendrás una ciudad más bonita. Y esto me parece genial, un juego para dos tipos de jugadores. Todos contentos.

A lo que íbamos, el juego. De hecho, es una adaptación a Android (como muchas otras) de un videojuego clásico de PC, adaptando los mandos a una pantalla táctil. Hace muchos años con este juego me lo pasaba pipa en mi viejo 386, construyendo ciudades para comenzar a desencadenar catástrofes cuando luego me empezaba a cansar. Y recuerdo que como era en inglés, me ayudaba a ganar léxico específico, que luego en los exámenes del instituto iba pero que muy bien.


Esta nueva versión está en 3D real y bastante simplificado (por ejemplo, no hay que construir la canalización de aguas, desagües o lineas eléctricas, se montan solas; o no hay que sufrir mucho por la popularidad, etc.) pero mantiene la jugabilidad del juego original. Eso sí, cambiando el presupuesto puro y duro por diferentes tipos de materiales que usarás para construir. Comienzas con los típicos, madera, metal, etc. y acabaremos usando enanos de jardín, batidos de frutas, cortacespedes y trajes-corbata. Si, suena raro mejorar un edificio con una hamburguesa, dos gatitos chinos de los que mueven la pata y un reloj de pulsera, pero mira, supongo que serán cosas de la aleatoriedad. También se hace raro poder mover un edificio recién construido de una parte a otra de la ciudad, pero ya os he dicho que simplificado, ¿no? Pues eso.


A partir de ahí, pues ir construyendo edificios, sin olvidar que no pueden estar muy lejos de un centro sanitario o sus inquilinos están molestos y pagarán menos impuestos (y se lo permiten ¿no? esto si que estaría bien en la realidad...) y al final acabarán por irse. Lo mismo con la cobertura de los bombero para evitar que los incendios arrasen los edificios. O la policía. También tienes que proporcionar servicios como la electricidad o el agua, proporcional a la población que tengas, así como equipamientos de ocio, escuelas, zonas de playa y montaña, el puerto, aeropuerto, etc. Cuanto mejor lo hagas, más población, que pagará más impuestos. Igual que siempre está la opción de llevar la ciudad a un entorno parisino, londinense o japonés y también hay desastres que puedes provocar, esta vez, mediante un científico loco. Y como novedades, el club de alcaldes, las competiciones y los logros. Completísimo.


Pero lo mejor de este juego es, como ya he dicho,  que puede hacerse todo incluso si no quieres pagar por el juego. Eso no significa que EA no gane dinero, una cosa es que seas majo y otra que seas tonto. Hay un diálogo de publicidad, que de otorga un objeto al azar entre tres (cuando dos sabes cuáles son y el tercero es sorpresa) a cambio de ver un pequeño anuncio de unos 30 segundos. Y lo puedas hacer tantas veces como quieras, con lo que puedes conseguir de todo. Además, hay una subasta (con máximo moderado, nada de putadas como la antigua subasta de Diablo III) con lo que va saliendo lo que otros jugadores ponen a la venta. Y claro, está el método tradicional. Si necesitas un batido de frutas vas a la tienda en cuestión y aportas una sandía y una unidad de vegetales. Para la sandia hace falta un árbol joven (una pala y semillas) y semillas (en la fábrica). Y la pala, pues metal y madera, ambos en las fábricas (de donde se sacan los objetos básicos), y se construye en la ferretería. De ahí la popularidad de la subasta. Por cierto, construir un objeto tarda un tiempo determinado, que va en función del nivel del objeto. Pero puedes comprar aceleradores, en su tienda trinco-trinco, o que te salgan del anuncio. O del cofre sorpresa que te dan al conectarte a diario. Todo se consigue, de una forma o de otra. Otros objetos, por ejemplo los que se usan para ampliar el terreno salen de pulsar en los diálogos (bocadillos, como en los tebeos) que salen de los edificios. Una manera curiosa de representar que el alcalde puede ampliar su ciudad por "escuchar" a sus votantes.



En resumidas cuentas, si te gustaba el juego original de PC, tienes sitio en el móvil y de vez en cuando tienes un rato muerto en una sala de espera, esperando a tu pareja o donde sea, pues es muy buena opción. 10 minutos al día dan para mucho y es divertido a la par que (más o menos, siendo generoso) realista de lo que podría ser planificar una ciudad. Recomendado. (Eh, y si no como todos los de Android, cuando te cansas fuera y a probar otro...)