miércoles, 11 de agosto de 2021

Diablo II again, ¡logro conseguido!

Hoy os voy a explicar una extraño suceso que me ocurrió sobre finales de mayo o primcipios de junio. Una de aquellas cosas raras que ocurren con la informática, solo que en esta ocasión fue una sucesión de tropiezos y mala suerte. Así que como suele decirse, acompañadme en esta triste história de una calabaza que solo quería jugar un rato a un juego clásico y casi acaba ingresado. O convalidando asignaturas de informática. A cúal peor.

 

Etapa 1: Pues mira, ahora jugaría un ratillo...

Sabreis ya (o no) que Blizzard hace tiempo que confirmó los rumores de que había contratado a un estudio de videojuegos para realizar una versión rediseñada de Diablo II. Misma jugabilidad, misma duración, apenas algún cambio, pero sobretodo mejora gráfica y de animación. Que falta le hacía, la verdad, por muy buen juego que fuese.

 



 

Evidentemente ésto resulta en una nueva versión de pago del juego, todo muy lícito, tanto como que los que compramos el juego en su momento nos toque un poco la moral tener que volver a pasar por caja para tener la nueva versión del mismo juego. Porque, por bonico que sea, sigue siendo el mismo juego. Imagino que todos tuvimos el mismo momento de pasar por la web de Blizzard a chafardear cuando costaría y... ¡JARL!

 

Etapa 2: Cuarenta euros mis cojones.

Creo que queda clara mi opinión al respecto. Así que habiendo renunciado ya a pagar tanto por solo una mejora estética comenzó en mi el proceso de resignación. Ay, que buenos ratillos que pasé con aquel juego en aquella época. Quien pudiera jugar otra vez.

No lo he comentado, pero todos los juegos de Blizzard pueden comprarse directamente desde su web, para jugar mediante Battle.Net, incluido el Diablo II original. Pero de nuevo, no queria comprar algo que ya tuve. Espera... ¿acaso no vi las cajas del juego y la expansión en el traslado de Frikihabitación? ¿sería posible acaso...? Eche una ojeada rápida por la web y sí, efectivamente, en un foro se confirma que pueden usarse los juegos que compraste hace años (décadas...) y jugar actualmente sin problemas de compatibilidad, plataformas online ni chuminadas variadas. Oh, alegría y jolgorio. ¡A tomar por el culo el remake!

 


Etapa 3: Por CD de instalación no me viene nada, oiga

Bien, pues comenzamos. Saco las cajas del juego, y sí, tengo el juego base y la expansión. De hecho, tengo hasta la banda sonora, gracias a que me compré el Battle Chest promocional que sacaron, después de años de alquilar el juego primero en un videoclub (sí, lo dicho, décadas) y luego conseguir, Jack Sparrow mediante, una "copia de evaluación". Evidentemente tamaño juegazo debía tener un lugar en mi juegoteca como se merece y cayó el Battle Chest, gracias a una efímera supertienda que abrieron en mi localidad, supongo que pensándose que esto era Barcelona II o algo así. Aquí no se habian visto ediciones especiales de juegos jamás. Muchas veces ni expansiones ni los juegos mismos veíamos disponibles. Recordad, eran juegos físicos.

 

 

 

Divago. A ver, a lo que iba. Saco el disco 1 - instalación, lo pongo en la unidad y mientras carga sigo corrigiendo exámenes. Al rato de que me sangren los ojos con la supuestra estructura de una central hidroelectrica me extraña que no haya cargado el disco. Por lo visto la unidad no puede leerlo. Ojo, el disco original, no una copia chunga en un CD de baratillo. Vaya, mierda. A veces pasa, algunos CDs no se cogen bien en una unidad CD+DVD. Muy bonito.

En un arranque de optimosmo, pongo el disco 2 - juego, y mira por donde puede cargar lo suficiente para darme el mensaje de "Inserta disco 1 - instalación". En mi cabeza aparece el típico meme troleando por la respuesta. Paciencia... a ver déjame pensar...


Etapa 4: Por CD pirata tampoco me viene nada, oiga

Tal y como he comentado antes, tuve una copia pirata del juego antes de comprarlo original. Algo que, por cierto, he hecho con casi todos los juegos piratas que tuve y que me gustaron (el resto fueron disquettes / CD desperdiciados, la verdad, pero habia que probarlos). Y mira por donde, por motivos que se me escapan, no acabó en el punto verde como consecuencia de una de mis muchas purgas. Así que fui a por ellos. La lógica era aplastante, creo. Si puedo leer el disco copiado, puedo poner mi CD-Key legal y tan amigos todos. Pues venga, cojo los discos y pongo el disco 1 - instalación en la unidad. Mientras carga, paso a corregir el siguiente ejercicio, en el que me dedico a pintarrajear de rojo un circuito de Kirchoff que de haber sido real hubiese soltado más chispas que mi cabeza en ese momento.

Y, cómo no, mi unidad me recuerda amablemente que eso que he medido dentro suyo no puede reconocer qué es y que o lo quite o lo vuelva a intentar. Me cago en mi puta vida ya...

 


Etapa 5: La mula, los CD's y la colada de hierro

Yeah. Llegados a este punto ya estaba comenzando a tocarme bastante los cojones el tema. No había posibilidad de usar ninguno de los discos físicos para instalar el juego, por lo que me quedaba sin opciones. O no... podia conseguir el juego otra vez, tirando de eMule (y con la inestimable ayuda de mi fiel antivirus versión de pago, que hasta ahora -crucemos los dedos- no me ha dejado tirado nunca) podría bajar el juego, copiarlo en un CD y instalarlo desde allí. Pues a ello que me pongo. Esto durará un rato.

 

Sigo corrigiendo para descubrir que mis nada veladas insinuaciones de que los alumnos tenían que saberse bien el proceso de obtención de la colada de hierro no se las tomaron muy en serio. Oh "chorpecha". Mientras, casi está acabado de bajar el disco 1, ya queda poco, queda pocooo... y acaba de bajar al 100%. Lo paso por el antivirus, todo el orden, lo grabo en un CD en blanco (aun me quedan algunos), lo ejecuto y ¡¡¡HOST####TAYA!!! El instalador no funciona, me da un error rarísimo. En serio, esto no puede estar pasando. Reinicio el ordenador, vuelvo a intentarlo. Lo mismo.

Llegados a este punto la rendición no es una opción, por mi orgullo y mis gónadas que tengo que conseguirlo. Ya me sale humo de las orejas como poco. A ver, piensa Jack, piensa...


Etapa 6: Códigos de instalación, calentad que salís

Lo que está claro es que instalar desde un formato físico está descartado, pero ¿la alternativa cuál podria ser? ¿Crear una unidad de CD fantasma desde donde ejecutar el disco 1 descargado? ¿Pero el error que aparece seguiría igual? Porque solo dispongo de ese disco 1 (el descargado), los otros dos son ilegibles. Sigo pensando ¿tengo otras unidades de CD por casa? Sí, en un portátil viejo tengo una. ¿Podría leer el CD allí, copiar todo su contenido al disco duro y pasarlo al PC de casa? ¿Y cómo lo paso? Wetransfer no, demasiados Mb. ¿Bluetooth? Tardaría siglos. ¿Pasarmelo por Drive?

Todo esto estaba siendo ridículo, llegados a este punto. Igual alguien con más conocimientos de informática hubiese podido sortear los baches como si nada, pero para mi todo era cuesta arriba, y además buscaba como subir la cuesta de la forma más absurda posible. No podía ser que la solución fuese tan enrevesada.

 

 

Así que vuelta a a San Google, a ver qué puedo conseguir a partir de los CD-Keys, que por lo visto son el único clavo ardiendo al que me podia aferrar. Busco, rebusco y sigo rebuscando. Y mira tu por donde, en foro obtengo una pista que me lleva un rato más tarde a un menú rarísimo y de acceso muy poco evidente (gracias, cabrones) de la web de Blizzard donde ¡puedes descargarte el juego a partir del CD-Key! ¡Por fin, la luz al final del túnel!

Introduzco el código del juego original (en aquel momento encima de la mesa estaban, además de los exámenes ya acabados de corregir, la friolera de 3 copias del juego, una legal y dos piratas) en la casilla correspondiente con las manos temblorosas de la emoción...

... hasta que comienzan a temblarme del cabreo épico que se apodera de mi. Cuando he introducido todas las cifras del CD-Key que aparece en la caja del juego original, concretamente 16, separadas en grupos de 4 por guiones, ya veo que voy a tener un ataque esquizofrénico. Las cifras apenas llegan al 75% de la longitud de la casilla. No puede ser, no puede ser. Hago click en aceptar. Y el mensaje: "Código no válido, introduce el código de 26 carácteres". 26.

Por un momento, ya con mi cráneo como una olla a presión a tope, de aquellas con pitorro giratório, estoy tentado de poner los guiones. Ridículo, claro, porque me faltan 10 carácteres, y separando 16 en grupos de 4 solo conseguiria poner tres guiones. Ya estoy tan jodido que hasta lo hago. Error, carácter no válido.

Os lo juro, después de haber perdido casi toda la tarde en intentar instalar un puto juego de ordenador, en este momento estuve a punto de enviarlo todo a freir espárragos, apagar el ordenador, tirar todos los CD's e irme a tomar el aire. Ni Diablo II ni pollas, se acabó. Abandono.

 

Etapa 7: No podía ser todo tan fácil, claro está

En un último y agónico intento por salvar mi dignidad o mi cordura (de lo que me quedase un poco), vuelvo a buscar por la web. Cambio formato codigos Diablo II Blizzard y mierdas por el estilo. Miles de respuestas, de cientos de temas distintos.

Abro otra pestaña en el navegador y opto por enviar un mensaje privado a atención al cliente de Blizzard. Que si, que compré el juego hace 20 años, pero técnicamente sigo siendo cliente, así que les explico mis penas (obviando los CD's piratas, el eMule y los exabruptos) con la única intención de escribir una suerte de epitafio lúdico. Cabrones, mirad lo que me habeis hecho. Enviar.

Vuelvo a la web, busco y busco. Todo esto es absurdo, si no llego a estar solo en casa (o no hubiese tenido ya poco que corregir) no hubiese podido hacer todo esto ni en una semana entera. Y en una de esas búsquedas, de nuevo otra vez, por casualidad llego a otra de esas páginas web recónditas. Y mira, la verdad, ya podría haber aparecido en las primeras búsquedas de la tarde. Un adaptador de códigos de Blizzard. Pones tu CD-Key viejo y te da uno personalizado con el formato nuevo. Y sí, de 26 carácteres. Sin guiones. Ni truco, por lo que parece. Pero claro, después de la tardecita que me llevé, como para fiarse.

Justo cuando obtengo la versión nueva de los dos CD-Keys (recordad, juego base y expansión) recibo respuesta de atención al cliente, respuesta muy amable y profesional todo sea dicho, indicándome cómo conseguir lo que justa acababa de hacer hacía apenas un instante.

Vuelta al menú de descargas, pongo en nuevo CD-Key y descargo el juego sin incidentes. Repito con la expansión. Por fin, tenía el juego instalado.

No lo probé hasta una semana más tarde. Estaba exhausto.


Epílogo.

Releyendo todo lo que he escrito, ahora con la mente en calma, me imagino que debería haber imaginado que el proceso de descargar desde CD-Key podía hacerse. Pero qué quereis que os diga, con los CD's originales ahí en la estanteria, ni se me ocurrió. Hice lo que he hecho mil veces, instalar desde la unidad, como toda la vida del señor. Somos hijos de nuestro tiempo...

Con la parte positiva de esta experiencia horrible, me quedo con que he aprendido de plataformas, webs y modalidades de juegos. Y que puedo confirmar lo que dice de mi la Sra. Lantern, que soy insistente y constante, cuando quiero algo puedo tardar pero suelo conseguirlo.  

Aunque, sinceramente, después de esta paliza, hubiera preferido haberme rendido un buen rato antes y no tener que pelear tanto por un juego. Pero mira, así con las cosas.

Ah, y aprobaron todos. Algunos muy MUY rascado, pero aprobaron. Me pillarían flojo por culpa de Blizzard...

sábado, 31 de julio de 2021

Crims... y HeroQuest

Creo que todos los que pasais por este humilde blog teneis ya unos cuantos añitos. Dudo mucho que algún rapaz saque la cabeza por aquí, mientras hace arqueología online (pero oye, si es el caso, saluda, me encantaria ver que no es verdad eso de que ya no entrais a los blogs), pero por lo general creo que a todos ya os sonará la operación de acoso y derribo que se montó hace ya algo más de 25 años contra los juegos de rol.

 

 

Supongo que lo recordareis. Un par de trastornados decidieron llevar a la realidad una versión própia y macabra de un juego de rol, asesinando transeuntes según la hora de la noche en la que estaban. Espeluznante ya de por sí, además comportó una auténtica criminalización de un hobbie no solo inofensivo, sino que ha sido de siempre una extraordinaria forma de ejerecer la imaginación, potenciar la lectura y mejorar las habilidades sociales.

¿Porqué os explico esto? Porque esta combinación de crímen y juego de ocio alternativo (friki, para entendernos) volvió a mi memoria viendo un programa de la TV catalana que se ha hecho muy famoso, incluso ya después de varios años en antena por la radio. Hablo de Crims (para los de fuera de Cataluña, imagino que no hace falta traducir eso, no?)

Crims és una serialización de algunos de los crímenes más famosos que han ocurrido en Cataluña en las últimas décadas. Digamos que se ha "serializado" con entrevistas a investigadores, policias y periodistas lo que hubiese sido un programa de serie negra. Presentado por el periodista especializado Carles Porta, se ha vuelto un programa tremendamente popular, sobretodo entre los más jóvenes.

 

 

Incluso la entradilla habitual de Carles Porta "esta noche vamos a poner luz en la oscuridad" se ha convertido en frase hecha de uso habitual para bromas y memes.

Bien, el caso es que hace algunos meses que comencé a verla. Nunca he sido muy fan de estos programas aunque siempre he leído mucha novela negra (que para mi eran como otra variante de las novelas de terror) gracias a las novelas baratas de Agatha Christie que inundaban todas las casas en los años 80. Sabéis cuales son, ¿verdad?

Y la verdad es que el programa está muy bien. Es serie negra, sí, pero evita detalles innecesarios y minimiza la cantidad de morbo, tan del gusto de otros programas. Sí, hay momentos que parece un biopic de los mossos de esquadra y hay veces que se les escapa alguna cosilla, pero en general está muy bien. En particulas, la realización con tomas aereas de pueblos, ciudades y bosques, así como la música de tensión, ayuda a meterte en la piel del investigador que busca una aguja en un pajar.

Pues nada, que estoy viendo el cuarto episodio "L'assessí del Putxet", en el que narran la búsqueda y posterior captura de un asesino de mujeres en un parking del barrio barcelonés del Putxet. Cuando ya encuentran al asesino, entonces aun sospechoso, muestran imágenes reales de su domicilio. Una casa muy normal, hasta que la cámara entra en su habitación, un auténtico estercolero con ropa, trastos, basura, etc, tirados por todas partes. Y en una toma hacia el interior de un armario, toma ya:

 

 

Esta captura la hice yo mismo, enmedio de mi indignación mal contenida. ¿Porqué solo muestran un armario abierto, con su contenido a la vista? Solo se me ocurre que porque puede verse un juego mítico de espada y brujeria de la infancia de muchos, el HeroQuest. Y con las dos expansiones grandes, para darle más salsa al asunto.

Reconozco que me molestó un poco, y si quedaba la duda de si realmente fue una manera de señalar sutilmente al rol y juegos de mesa, al final del capítulo explican que el asesino pidió, al entrar en la cárcel, su ejemplar de El señor de los anillos para poder ir leyendo. No que pidió un libro, sino el titulo del libro, especificamente.

De esas cosas que crees que no hacen falta, que cuando un tema ya está superado y queda claro que el rol no tuvo nada que ver con los asesinatos, aun salen "detallitos" de estos. Innecesarios además, dentro de un programa por lo general riguroso y respetuoso.

Podría ser casualidad, sí. Pero blanco y en botella, normalmente es leche. Tendré que hablar otro dia con detalle de los juegos de rol...

Podéis ver el programa Crims en TV3 a la carta (aquí) en catalán, o si teneis Amazon Prime Video (aquí) en castellano.





Que si, que si...

Hola a todos de nuevo.

Podría dar muchas excusas del motivo por el cual he dejado tan muerto el blog durnte un largo tiempo. Algunas son bastante realistas, otras no tanto. Pero os voy a ahorrar el rollo con un mega resumen: durante el curso fui de puto culo y en ya vacaciones había perdido la dinámica del blog. Ala, pues ya está.

La realidad es algo más compleja como siempre, ya de vacaciones he hecho un curso intensivo de alemán y he acabado otro curso para los profes sustitutos, así que muy quieto tampoco he estado, pero aun así es cierto que podria haber escrito más. Voy a intentar corregir eso.

Evidentemente, eso podría decir hoy y no volver a escribir en seis meses, que ya ha pasado antes. Pero por lo menos se intentará (aunque me riña el maestro Yoda):

 

Así que vou a ir poniéndome al día, por lo menos con las cosas que más valgan la pena comentar. Hace mucho que dejé por imposible esa pequeña libreta en la que apuntaba todo lo que quería escribir en el blog. Habrá que hacer una selección razonable.

Ala pues, nos vemos enseguida.

 

 

 

jueves, 1 de julio de 2021

School's out (for summer)

 Hola a todos de nuevo. 

Ya vuelvo a ser libre del todo. No solo un poco, un ratillo de vez en cuando que podria (pero no lo hice) para actualizar el blog. No, esta vez es para todo el verano.

Porque ¿sabéis qué? ¡Se ha acabado el colegio!

 

Y eso signfica que podré retomar el blog en condiciones y poder volver a soltar mis chorradas por aquí con impunidad. 

Ahora que dicen que los blogs han muerto porque los jóvenes no quieren leer, es el momento perfecto. Un buen no muerto no desaprovecha ninguna oportunidad.

Chavales, ya no tan chavales, aquí estamos otra vez. ¡A por ellos!

domingo, 21 de febrero de 2021

Neo (in loving memory)

Vuelvo a ponerme a escribir para ir sacando posts que tengo pendientes de hace demasiado, pero no sin antes tener un pequeño recuerdo a un viejo coleguilla que se nos ha ido, el pequeño Neo.

Neo es el nombre que le puso el amigo y compañero de frikerios JC. Si él tenía otro nombre antes de perderse y deambular por una céntrica avenida de mi localidad, nunca lo supimos. La primera vez que la Sra. Lantern y yo lo vimos, estaba en brazos de una niña pequeña, la hija de una vecina, que pasó por la casa de mis padres, donde aún vivia yo, para ver si lo habíamos perdido. Por lo visto el gatito (muy jóven aún, de unos pocos meses imagino) entró en el portal del edificio supongo que buscando comida, donde lo encontró la niña.

En un acto de prestidigitación poco propio de su edad, la niña desapareció de repente dejándonos con el gato en las manos (true story). Por no decir que lo había alimentado amorosamente (eso no lo dudo) con queso y leche (un pequeño apunte, los gatos son intolerantes a la leche de vaca). Nosotros acabamos de hacer la ronda por los otros pisos de las dos escaleras del edificio, dónde lo único que conseguimos fue el rumor de lo del gatito negro perdido en la avenida. Nada más, nada de dueños.

Así que hice unas cuantas llamadas, por si alguien quería un gato. Muchos "no gracias". Incluido el de JC. Así que después de poner unos pocos carteles por la avenida en cuestión, y visto que ni mi madre ni la gata que teníamos tenían ningún interés en otro felino en casa, empecé a plantearme qué hacer con él si nada de lo anterior funcionaba. Pero el pequeño pedorro (recordad la alimentación que le había proporcionado mi joven vecina) era un encanto, tranquilo, juguetón y muy mimoso. Se hizo querer enseguida. Y en ese momento llamó JC, rectificando. Se lo quedaba él (ala, pues, vuélvete a la avenida a recoger los carteles...).

Y ahí estuvo, en su casa, durante muchos años. Si no me fallan las cuentas (ni la fecha de las fotos) desde el 2008 hasta el 2020 cuando falleció. Siempre amable, juguetón y tranquilo. Era el gato que se te ponía en las piernas cuando mirabas una peli en la pantalla grande de JC. El que "explotaba" (salto al aire, extensión súbita de todos los miembros, y caída de emergencias) de sobreexcitación cuando nos dedicábamos a tocarle las narices entre SG. y yo, y al final se retiraba exhausto a un rincón a dormir. El que trepaba por los muebles (ver foto inferior) y tiraba las piezas de los juegos de mesa mientras JC y yo dábamos cuenta de la pizza de los viernes. El que concentró durante días sus efluvios tóxicos de la fermentación de la lactosa hasta que lo cogió el amigo A., recibiendo de lleno el "escopetazo".

Nos reímos mucho con él. Aunque fue "mio" durante muy poco tiempo, fue una buena mascota y por mucho que nunca pueda ser como un ser humano, se le echará mucho de menos, tanto JC como yo. Fue parte de nuestras vidas, y esa parte, la hizo más agradable. Gracias por todo muchacho. Allá donde vayas recuerdanos con cariño y, recuerda, apartate de la lactosa.



sábado, 30 de enero de 2021

Matadero cinco, de Kurt Vonnegut

El tiempo va pasando y yo sigo sin actualizar el blog tan a menudo como quisiera. Eso es algo que tengo intención de cambiar pero que de momento parece que se me resiste. Tengo a medias un par de artículos pendientes que creo que serán chulos, pero de momento toca hablar del último libro que he leído: Matadero cinco.

 

Éste es un libro raro, de esos que vuelves a leer las primeras páginas después de haberlo acabado. Porque cuando te pilla con el pié cambiado (y así es, si es que no te han destripado el argumento) el inicio es muy extraño, tiene poco que ver (o eso parece) con el transcurso de la historia.

Todo el argumento gira alrededor del trístemente famoso bombardeo de Dresde en la segunda guerra mundial, por parte de la RAF británica. Pero, sin entrar en detalles demasiado específicos, el argumento gira alrededor de las consecuencias que tuvo para los soldados más jóvenes que llegaron al conflicto prácticamente cuando ya éste finalizaba.

Eso es lo que te venden en la introducción al libro, el primer capítulo, por así decirlo. De ahí, a la sorpresa y el momento de maravillarte de haber descubierto por casualidad esta joya.

Si no lo habeis leído, os lo recomiendo.



viernes, 1 de enero de 2021

Año nuevo, vida... eh... bueno, pues eso. Feliz año 2021.

Bueno, pues aunque este año no os haya deseado unas felices fiestas, espero que las hayáis podido pasar, aún dentro de las circunstancias actuales, sin poder reunirnos con los seres queridos, con la distancia social, restricciones, etc. Todo para evitar que pueda descontrolarse más la pandemia del coronavirus (más de lo que la han provocado los inútiles de turno, y no hablo del gobierno, sino de los anormales de la mascarilla en la barbilla por la calle y...)

Calma, Jack, calma... respira.

Bueno, ya me entendeis. Y ya puestos, espero que podamos tener todos un buen 2021, que desde luego, no será muy difícil que sea menos malo que el 2020, la verdad. Ya no me atrevo a decir mejor, pero no tan malo, eso sí. Esperemos.

Escatológica, pero me identifico con el mensaje

La verdad es que a nivel personal ha sido un año muy complicado para mí, por muchos temas diferentes. Algunos personales, otros públicos como lo que ya he mencionado antes y que nos han afectado a todos de maneras diferentes. El tema laboral también se me ha puesto un poco cuesta arriba, y aunque creo que he podido salvar los muebles bastante bien dentro de lo que cabe, ha sido complicado. Y todo ello al mismo tiempo ha sido difícil, la verdad.

He estado bastante tiempo con la moral algo baja y no me apetecía mucho escribir en el blog, la verdad sea dicha. He seguido con mis aficiones y mis frikadas, pero (ahí va la otra novedad) algo que en principio parece una chorrada como "perder" mi sancta sanctorum, mi habitación de las frikadas, para que los chicos pudiesen tener habitaciones propias ha sido otro puntito difícil. He tenido que vender, regalar e incluso tirar muchas cosas que tenía acumuladas allí. La mayoría no han supuesto un sacrificio, sino un balón de oxígeno para ganar espacio, pero sobretodo ha sido el hecho de dejar de tener "mi" espacio.

Será algo temporal, en unos años ganaré una zona para mi (para la familia, pero ya me entendéis, en el fondo será mía, sólo mía, mi tesssoooroooo...) y volverá más grande y mejor. Pero en un momento en el que más pocho estaba, perder ese escondrijo de sosiego fue un chasco. Más incluso de lo que yo me esperaba, sinceramente.

Pero todo eso ya ha quedado en el pasado y hay que mirar hacia delante. Creo que hay motivos de sobra para animarse y sentirse esperanzados, a pesar de todo lo malo que hayamos tenido, siempre hay que mejorar ese ánimo y verle el lado positivo a las cosas. Por lo menos, se ha acabado el 2020. Que no es poco.

Feliz año nuevo a todos.

jueves, 31 de diciembre de 2020

Entrada invitada: Hoy jugamos a... ¡Si, Señor Oscuro! (by El Monstre Yacon)

Os presento una nueva entrada invitada del Monstre Yacon, sobre un juego que siempre lo he tenido en mi punto de mira por la temática cachondamente fantástica que ofrece y que, debo lamentar, no he podido probar aún. 

Me la envió hace mucho tiempo, y como él no tiene la culpa de que haya estado desconectado del mundo durante meses, la pongo antes de que se acabe este año de mierda. Mañana os explico un poco mejor. Así que os dejo con él. Sr. Yacon, mis disculpas.

 

Hoy jugamos a... ¡Si, Señor Oscuro!

Hoy hablaré de un juego de cartas en el que lo divertido no son las reglas, sino cómo se juega. Puede ser lo más penoso del mundo, o una locura en que todos gritan y se señalan entre ellos como locos.

Porque sí, existen los Señores Oscuros. Y son más malos que un dolor de muelas. Y además tienen muchos esbirros tan rastreros y serviles, que no dudarán en vender a sus propios camaradas. Juego que bien podría haberse jugado en estas épocas de monstruos y sustos. Pero bueno, realmente el juego no es ni de miedo ni de sustos. Uno de los jugadores encarna al Señor Oscuro, mientras que los demás serán los esbirros. El Señor Oscuro simplemente tiene que pedir algo a los esbirros. Algo que no hayan hecho. Y los esbirros tienen que irse pasando la culpa con excusas inventadas sobre la marcha, hasta que una de ellas no es del agrado del señor Oscuro, el cual lanza una Mirada Furibunda y lo despide.

En la partida de muestra el SO pide, mientras esboza una sonrisa que deja asomar los afilados colmillos que le caracterizan...

  • A ver, tú. ¿Dónde está la espada mágica de los Enanos de la Cantera Azul? Ya hace dos semanas que os la pedí y yo no veo ninguna espada por aquí".

El esbirro #1, con la cara desencajada por el pánico, sin saber dónde mirar, balbucea:

  • Bueno, su gran malignidad. La verdad es que fuimos a la Cantera Azul, como solicitaste, pero el Esbirro#2 dijo que sabía un atajo y nos hizo ir muy muy lejos. Seguro que quería la espada para él.

El Esbirro#2, viéndose acorralado, levanta la voz para hacerse oir sobre su camarada:

 

Y la cosa dura hasta que alguien duda, alguien se ríe, alguien mira mal al SO, o lo que sea. El SO manda.

Realmente las reglas son un poco más complejas, con cartas de pasar el marrón a otro, o cartas de delatar a un mentiroso. Pero yo uso las reglas simplificadas (por mi), en que sólo hay cartas de excusas (las que habéis visto aquí), y que hace que los más peques no tengan que pensar demasiado. La verdad es que se vuelven locos, y se inventan las burradas más absurdas. Aunque el juego, a mi parecer, va precisamente de eso. Los adultos necesitamos alguna ayudita para jugar a eso (léase estar en Fin de Año o similar), pero también se montan buenos jaleos.

Hay una buena variedad de cartas de excusa (80 en total), desde el simple Dragón, hasta los Zapatos de Moda. Y a ver qué excusa se te ocurre con Zapatos de Moda.