miércoles, 11 de agosto de 2021

Diablo II again, ¡logro conseguido!

Hoy os voy a explicar una extraño suceso que me ocurrió sobre finales de mayo o primcipios de junio. Una de aquellas cosas raras que ocurren con la informática, solo que en esta ocasión fue una sucesión de tropiezos y mala suerte. Así que como suele decirse, acompañadme en esta triste história de una calabaza que solo quería jugar un rato a un juego clásico y casi acaba ingresado. O convalidando asignaturas de informática. A cúal peor.

 

Etapa 1: Pues mira, ahora jugaría un ratillo...

Sabreis ya (o no) que Blizzard hace tiempo que confirmó los rumores de que había contratado a un estudio de videojuegos para realizar una versión rediseñada de Diablo II. Misma jugabilidad, misma duración, apenas algún cambio, pero sobretodo mejora gráfica y de animación. Que falta le hacía, la verdad, por muy buen juego que fuese.

 



 

Evidentemente ésto resulta en una nueva versión de pago del juego, todo muy lícito, tanto como que los que compramos el juego en su momento nos toque un poco la moral tener que volver a pasar por caja para tener la nueva versión del mismo juego. Porque, por bonico que sea, sigue siendo el mismo juego. Imagino que todos tuvimos el mismo momento de pasar por la web de Blizzard a chafardear cuando costaría y... ¡JARL!

 

Etapa 2: Cuarenta euros mis cojones.

Creo que queda clara mi opinión al respecto. Así que habiendo renunciado ya a pagar tanto por solo una mejora estética comenzó en mi el proceso de resignación. Ay, que buenos ratillos que pasé con aquel juego en aquella época. Quien pudiera jugar otra vez.

No lo he comentado, pero todos los juegos de Blizzard pueden comprarse directamente desde su web, para jugar mediante Battle.Net, incluido el Diablo II original. Pero de nuevo, no queria comprar algo que ya tuve. Espera... ¿acaso no vi las cajas del juego y la expansión en el traslado de Frikihabitación? ¿sería posible acaso...? Eche una ojeada rápida por la web y sí, efectivamente, en un foro se confirma que pueden usarse los juegos que compraste hace años (décadas...) y jugar actualmente sin problemas de compatibilidad, plataformas online ni chuminadas variadas. Oh, alegría y jolgorio. ¡A tomar por el culo el remake!

 


Etapa 3: Por CD de instalación no me viene nada, oiga

Bien, pues comenzamos. Saco las cajas del juego, y sí, tengo el juego base y la expansión. De hecho, tengo hasta la banda sonora, gracias a que me compré el Battle Chest promocional que sacaron, después de años de alquilar el juego primero en un videoclub (sí, lo dicho, décadas) y luego conseguir, Jack Sparrow mediante, una "copia de evaluación". Evidentemente tamaño juegazo debía tener un lugar en mi juegoteca como se merece y cayó el Battle Chest, gracias a una efímera supertienda que abrieron en mi localidad, supongo que pensándose que esto era Barcelona II o algo así. Aquí no se habian visto ediciones especiales de juegos jamás. Muchas veces ni expansiones ni los juegos mismos veíamos disponibles. Recordad, eran juegos físicos.

 

 

 

Divago. A ver, a lo que iba. Saco el disco 1 - instalación, lo pongo en la unidad y mientras carga sigo corrigiendo exámenes. Al rato de que me sangren los ojos con la supuestra estructura de una central hidroelectrica me extraña que no haya cargado el disco. Por lo visto la unidad no puede leerlo. Ojo, el disco original, no una copia chunga en un CD de baratillo. Vaya, mierda. A veces pasa, algunos CDs no se cogen bien en una unidad CD+DVD. Muy bonito.

En un arranque de optimosmo, pongo el disco 2 - juego, y mira por donde puede cargar lo suficiente para darme el mensaje de "Inserta disco 1 - instalación". En mi cabeza aparece el típico meme troleando por la respuesta. Paciencia... a ver déjame pensar...


Etapa 4: Por CD pirata tampoco me viene nada, oiga

Tal y como he comentado antes, tuve una copia pirata del juego antes de comprarlo original. Algo que, por cierto, he hecho con casi todos los juegos piratas que tuve y que me gustaron (el resto fueron disquettes / CD desperdiciados, la verdad, pero habia que probarlos). Y mira por donde, por motivos que se me escapan, no acabó en el punto verde como consecuencia de una de mis muchas purgas. Así que fui a por ellos. La lógica era aplastante, creo. Si puedo leer el disco copiado, puedo poner mi CD-Key legal y tan amigos todos. Pues venga, cojo los discos y pongo el disco 1 - instalación en la unidad. Mientras carga, paso a corregir el siguiente ejercicio, en el que me dedico a pintarrajear de rojo un circuito de Kirchoff que de haber sido real hubiese soltado más chispas que mi cabeza en ese momento.

Y, cómo no, mi unidad me recuerda amablemente que eso que he medido dentro suyo no puede reconocer qué es y que o lo quite o lo vuelva a intentar. Me cago en mi puta vida ya...

 


Etapa 5: La mula, los CD's y la colada de hierro

Yeah. Llegados a este punto ya estaba comenzando a tocarme bastante los cojones el tema. No había posibilidad de usar ninguno de los discos físicos para instalar el juego, por lo que me quedaba sin opciones. O no... podia conseguir el juego otra vez, tirando de eMule (y con la inestimable ayuda de mi fiel antivirus versión de pago, que hasta ahora -crucemos los dedos- no me ha dejado tirado nunca) podría bajar el juego, copiarlo en un CD y instalarlo desde allí. Pues a ello que me pongo. Esto durará un rato.

 

Sigo corrigiendo para descubrir que mis nada veladas insinuaciones de que los alumnos tenían que saberse bien el proceso de obtención de la colada de hierro no se las tomaron muy en serio. Oh "chorpecha". Mientras, casi está acabado de bajar el disco 1, ya queda poco, queda pocooo... y acaba de bajar al 100%. Lo paso por el antivirus, todo el orden, lo grabo en un CD en blanco (aun me quedan algunos), lo ejecuto y ¡¡¡HOST####TAYA!!! El instalador no funciona, me da un error rarísimo. En serio, esto no puede estar pasando. Reinicio el ordenador, vuelvo a intentarlo. Lo mismo.

Llegados a este punto la rendición no es una opción, por mi orgullo y mis gónadas que tengo que conseguirlo. Ya me sale humo de las orejas como poco. A ver, piensa Jack, piensa...


Etapa 6: Códigos de instalación, calentad que salís

Lo que está claro es que instalar desde un formato físico está descartado, pero ¿la alternativa cuál podria ser? ¿Crear una unidad de CD fantasma desde donde ejecutar el disco 1 descargado? ¿Pero el error que aparece seguiría igual? Porque solo dispongo de ese disco 1 (el descargado), los otros dos son ilegibles. Sigo pensando ¿tengo otras unidades de CD por casa? Sí, en un portátil viejo tengo una. ¿Podría leer el CD allí, copiar todo su contenido al disco duro y pasarlo al PC de casa? ¿Y cómo lo paso? Wetransfer no, demasiados Mb. ¿Bluetooth? Tardaría siglos. ¿Pasarmelo por Drive?

Todo esto estaba siendo ridículo, llegados a este punto. Igual alguien con más conocimientos de informática hubiese podido sortear los baches como si nada, pero para mi todo era cuesta arriba, y además buscaba como subir la cuesta de la forma más absurda posible. No podía ser que la solución fuese tan enrevesada.

 

 

Así que vuelta a a San Google, a ver qué puedo conseguir a partir de los CD-Keys, que por lo visto son el único clavo ardiendo al que me podia aferrar. Busco, rebusco y sigo rebuscando. Y mira tu por donde, en foro obtengo una pista que me lleva un rato más tarde a un menú rarísimo y de acceso muy poco evidente (gracias, cabrones) de la web de Blizzard donde ¡puedes descargarte el juego a partir del CD-Key! ¡Por fin, la luz al final del túnel!

Introduzco el código del juego original (en aquel momento encima de la mesa estaban, además de los exámenes ya acabados de corregir, la friolera de 3 copias del juego, una legal y dos piratas) en la casilla correspondiente con las manos temblorosas de la emoción...

... hasta que comienzan a temblarme del cabreo épico que se apodera de mi. Cuando he introducido todas las cifras del CD-Key que aparece en la caja del juego original, concretamente 16, separadas en grupos de 4 por guiones, ya veo que voy a tener un ataque esquizofrénico. Las cifras apenas llegan al 75% de la longitud de la casilla. No puede ser, no puede ser. Hago click en aceptar. Y el mensaje: "Código no válido, introduce el código de 26 carácteres". 26.

Por un momento, ya con mi cráneo como una olla a presión a tope, de aquellas con pitorro giratório, estoy tentado de poner los guiones. Ridículo, claro, porque me faltan 10 carácteres, y separando 16 en grupos de 4 solo conseguiria poner tres guiones. Ya estoy tan jodido que hasta lo hago. Error, carácter no válido.

Os lo juro, después de haber perdido casi toda la tarde en intentar instalar un puto juego de ordenador, en este momento estuve a punto de enviarlo todo a freir espárragos, apagar el ordenador, tirar todos los CD's e irme a tomar el aire. Ni Diablo II ni pollas, se acabó. Abandono.

 

Etapa 7: No podía ser todo tan fácil, claro está

En un último y agónico intento por salvar mi dignidad o mi cordura (de lo que me quedase un poco), vuelvo a buscar por la web. Cambio formato codigos Diablo II Blizzard y mierdas por el estilo. Miles de respuestas, de cientos de temas distintos.

Abro otra pestaña en el navegador y opto por enviar un mensaje privado a atención al cliente de Blizzard. Que si, que compré el juego hace 20 años, pero técnicamente sigo siendo cliente, así que les explico mis penas (obviando los CD's piratas, el eMule y los exabruptos) con la única intención de escribir una suerte de epitafio lúdico. Cabrones, mirad lo que me habeis hecho. Enviar.

Vuelvo a la web, busco y busco. Todo esto es absurdo, si no llego a estar solo en casa (o no hubiese tenido ya poco que corregir) no hubiese podido hacer todo esto ni en una semana entera. Y en una de esas búsquedas, de nuevo otra vez, por casualidad llego a otra de esas páginas web recónditas. Y mira, la verdad, ya podría haber aparecido en las primeras búsquedas de la tarde. Un adaptador de códigos de Blizzard. Pones tu CD-Key viejo y te da uno personalizado con el formato nuevo. Y sí, de 26 carácteres. Sin guiones. Ni truco, por lo que parece. Pero claro, después de la tardecita que me llevé, como para fiarse.

Justo cuando obtengo la versión nueva de los dos CD-Keys (recordad, juego base y expansión) recibo respuesta de atención al cliente, respuesta muy amable y profesional todo sea dicho, indicándome cómo conseguir lo que justa acababa de hacer hacía apenas un instante.

Vuelta al menú de descargas, pongo en nuevo CD-Key y descargo el juego sin incidentes. Repito con la expansión. Por fin, tenía el juego instalado.

No lo probé hasta una semana más tarde. Estaba exhausto.


Epílogo.

Releyendo todo lo que he escrito, ahora con la mente en calma, me imagino que debería haber imaginado que el proceso de descargar desde CD-Key podía hacerse. Pero qué quereis que os diga, con los CD's originales ahí en la estanteria, ni se me ocurrió. Hice lo que he hecho mil veces, instalar desde la unidad, como toda la vida del señor. Somos hijos de nuestro tiempo...

Con la parte positiva de esta experiencia horrible, me quedo con que he aprendido de plataformas, webs y modalidades de juegos. Y que puedo confirmar lo que dice de mi la Sra. Lantern, que soy insistente y constante, cuando quiero algo puedo tardar pero suelo conseguirlo.  

Aunque, sinceramente, después de esta paliza, hubiera preferido haberme rendido un buen rato antes y no tener que pelear tanto por un juego. Pero mira, así con las cosas.

Ah, y aprobaron todos. Algunos muy MUY rascado, pero aprobaron. Me pillarían flojo por culpa de Blizzard...

1 comentario: